El pescado, oro puro

El pescado es uno de los alimentos con más ventajas desde el punto de vista nutricional. Vamos a ver algunas de sus ventajas:
-Es un alimento rico en proteínas. En nutrición pescado y carne son las principales fuentes de proteínas junto con los huevos a no ser que la persona sea vegana. Las proteínas son básicas para el desarrollo de los músculos y para reparar y construir todas las estructuras del cuerpo.
-Es un alimento rico en grasas beneficiosas. El pescado tiene Omega 3 y otras grasas beneficiosas para el organismo. Muchas personas escuchan hablar de grasa y al momento rechazan el alimento pensando que les hará engordar. Pero no es el caso así como tampoco causará problemas de colesterol.
Las grasas del pescado, incluidas las grasas del pescado azul, son muy buenas para el organismo y ayudan a su equilibrio y buen funcionamiento.
-Es un alimento bajo en calorías. Ya hemos dicho que la grasa del pescado no es mala, pero además el pescado de por sí es bajo en calorías, por lo que no hay peligro alguno por consumirlo a diario. No solo no va a hacernos engordar sino que por el contrario ayudará en la dieta haciendo que el peso esté mucho más equilibrado.
Para que esto funcione es importante el modo en el que se cocina, ya que si se prepara frito y rebozado su valor energético aumenta mucho, pero no es a causa del pescado, sino de las harinas y de los aceites que se utilizan para cocinarlo.
Las mejores formas de consumir pescado son a la plancha, en guiso natural con poco aceite o cocido. En verano también se puede disfrutar de los pescados a la brasa que preparan en muchos establecimientos y que son absolutamente deliciosos. Incluso durante todo el año hay ciertos pescados, como el bacalao, que se preparan de este modo en restaurantes especializados.
-Se adapta a todos los presupuestos. Todas estas ventajas nutricionales no valdrían de mucho si el pescado tuviera el precio que tiene, por ejemplo, el marisco. Por suerte, hay pescados de mucha calidad a todos los precios. Desde las sardinas, bacalaos o boquerones hasta los besugos más caros.
El pescado de piscifactoría es otra opción económica para poder poner en la mesa determinadas especies que de otro modo solo se podrían consumir ocasionalmente y que además no serían fáciles de encontrar en plazas o supermercados.