La avena, entre los alimentos con mayor concentración de estrógenos

Los estrógenos son un tipo de hormona femenina que es la que hace que el desarrollo femenino se da de la forma en la que se da y no de otra, mientras que los hombres tienen otro tipo de hormonas que son los andrógenos y que hacen la misma función que los estrógenos en las mujeres. Aunque esta hormona la podemos encontrar de manera natural e inherente en nuestro cuerpo, lo cierto es que también hay diversos alimentos que son ricos en este tipo de hormonas por lo que al consumirlos podremos ayudar a nuestro cuerpo de la producción de estrógenos.

Por regla general, todos los alimentos que consumimos bien por decisión propia bien por obligaciones o recomendaciones de cualquier tipo, tienen un efecto inmediato en nuestros cuerpos. Estas reacciones experimentadas en nuestro cuerpo en general también se dan sobre todo con el consumo de estrógenos en el crecimiento de nuestro pecho.

Debemos tener en cuenta la cantidad de estrógenos que pueda contener cada uno de los alimentos ya que, aunque es bueno ayudar a nuestro cuerpo, si los consumimos en excesos el cuerpo puede dejar de fabricarlos de manera natural. Para aumentar el tamaño de nuestro pecho uno de los alimentos que debemos tener en cuenta es la soya, así como diversos productos lácteos que contienen y alto porcentaje de estrógenos que son naturales por lo que afectan a nuestro cuerpo de manera positiva.

Otros alimentos a tener en cuenta son algunos básicos como las semillas de girasol o calabaza, así como el anís. Los frijoles y el pan de trigo integral, así como la avena aportan fibra y elementos que nos ayudan a aumentar el tamaño de nuestro pecho. Por otra parte, debemos de tener siempre en cuenta lo importante que es consumir frutas diariamente para mantener nuestra salud.

El pescado, oro puro

El pescado es uno de los alimentos con más ventajas desde el punto de vista nutricional. Vamos a ver algunas de sus ventajas:
-Es un alimento rico en proteínas. En nutrición pescado y carne son las principales fuentes de proteínas junto con los huevos a no ser que la persona sea vegana. Las proteínas son básicas para el desarrollo de los músculos y para reparar y construir todas las estructuras del cuerpo.
-Es un alimento rico en grasas beneficiosas. El pescado tiene Omega 3 y otras grasas beneficiosas para el organismo. Muchas personas escuchan hablar de grasa y al momento rechazan el alimento pensando que les hará engordar. Pero no es el caso así como tampoco causará problemas de colesterol.
Las grasas del pescado, incluidas las grasas del pescado azul, son muy buenas para el organismo y ayudan a su equilibrio y buen funcionamiento.
-Es un alimento bajo en calorías. Ya hemos dicho que la grasa del pescado no es mala, pero además el pescado de por sí es bajo en calorías, por lo que no hay peligro alguno por consumirlo a diario. No solo no va a hacernos engordar sino que por el contrario ayudará en la dieta haciendo que el peso esté mucho más equilibrado.
Para que esto funcione es importante el modo en el que se cocina, ya que si se prepara frito y rebozado su valor energético aumenta mucho, pero no es a causa del pescado, sino de las harinas y de los aceites que se utilizan para cocinarlo.
Las mejores formas de consumir pescado son a la plancha, en guiso natural con poco aceite o cocido. En verano también se puede disfrutar de los pescados a la brasa que preparan en muchos establecimientos y que son absolutamente deliciosos. Incluso durante todo el año hay ciertos pescados, como el bacalao, que se preparan de este modo en restaurantes especializados.
-Se adapta a todos los presupuestos. Todas estas ventajas nutricionales no valdrían de mucho si el pescado tuviera el precio que tiene, por ejemplo, el marisco. Por suerte, hay pescados de mucha calidad a todos los precios. Desde las sardinas, bacalaos o boquerones hasta los besugos más caros.
El pescado de piscifactoría es otra opción económica para poder poner en la mesa determinadas especies que de otro modo solo se podrían consumir ocasionalmente y que además no serían fáciles de encontrar en plazas o supermercados.

Tu leche contiene más cosas de las que crees

La leche materna es el mejor alimento para el bebé durante los seis primeros meses de vida. Esta leche le proporciona no solo alimentación, sino también las defensas necesarias para crecer sano y fuerte en esta etapa tan importante de su desarrollo. Además, ayuda a crear un vínculo muy íntimo y especial entre la madre y su hijo.
Cuando una madre decide darle a su bebé leche de su pecho, debe de asesorarse con el médico la matrona sobre la lista de, durante la lactancia, alimentos prohibidos para ella. Hay alimentos, como los que tienen alcohol, que son malos porque este pasa a la leche de la madre y el bebé consume alcohol.
Aunque la cantidad es muy reducida, estamos hablando de un niño de menos de diez kilos de peso con un cerebro que está en pleno desarrollo. Aunque la madre puede beber en pequeñas cantidades horas antes de darle el pecho a su hijo, lo ideal sería que se abstuviera totalmente ya que hay otras alternativas para ella que no suponen ningún riesgo, por pequeño que este sea, para el niño.
Otros alimentos no son perjudiciales para el bebé, pero tienen un sabor muy fuerte que puede hacer que el pequeño rechace la leche. El ajo o la cebolla, por ejemplo, le dan sabor a la leche pero mientras que el ajo no suele suponer problema para el niño, la cebolla la perciben como algo muy desagradable.
Si el niño deja de mamar y no quiere la teta sin motivo aparente, hay que plantearse si se puede estar consumiendo alguna especia o alimento que pueda estar cambiando el sabor de la leche. Por eso, muchas madres la prueban a diario para comprobar que nada ha afectado a su gusto y continúa siendo el de siempre.
Una creencia popular atribuye a algunos alimentos la capacidad de aumentar la producción de leche o incluso de hacer que esta acuda a los pechos antes. Pero científicamente no hay nada probado y todos los experimentos que se han realizado en laboratorios dan resultados negativos sobre la influencia de estos alimentos que tanto recomendaban las abuelas.
Lo mejor para seguir teniendo leche es la estimulación continua. Generalmente, mientras el bebé quiera mamar la madre seguirá produciendo leche, en algunos casos incluso hasta que el niño tiene tres o cuatro años, aunque no sea ya en igual cantidad ya que no supone el alimento principal del hijo.

Consejos para viajar a Zimbabwe

Si hay un país que resume perfectamente la esencia de África, sin duda es Zimbabwe. Su riqueza natural hace que los visitantes puedan admirar paisajes únicos de bosques verdes e impresionantes cataratas de agua y, además, conocer de cerca su cultura llena de matices. No es de extrañar que reciba miles de turistas al año.
¿Estás pensando en pasar tus próximas vacaciones en Zimbabwe? En este caso, te recomendamos que tengas en cuenta ciertos consejos para viajar a este país, que te permitirán sacar el máximo provecho a tu estancia. Para empezar, debes saber que entre noviembre y marzo es la estación húmeda de estas tierras, lo que implica que viajar por el país te será un poco más incómodo, pero podrás disfrutar de unos impresionantes paisajes verdes.
Otros consejos para viajar a Zimbabwe que debes tener siempre muy presentes están relacionados con la salud, ya que en este país hay más posibilidades de que padezcas algunas molestias propias de la zona. Es recomendable que visites a un médico de tu ciudad para que te informe sobre las vacunas que debes ponerte antes de irte como prevención, y para que te recomiende algunos medicamentos básicos para tu pequeño botiquín de viaje, como tratamientos de la diarrea y un buen repelente de mosquitos.
Otro punto muy importante es el seguro de viaje. Puedes contratar seguros de viaje con AXA para prevenir los gastos (que pueden ser muy altos) en caso de que tengas algún problema de salud en el país, o en caso de problemas con tu equipaje. En caso de que la dolencia sea grave el seguro puede cubrir la repatriación a otro país cercano en el que cuenten con más material y equipo más especializado para tratar los casos graves. Este tipo de seguros es muy importante cuando viajamos a países subdesarrollados como es el caso de Zimbabwe.