El amor en los tiempos de Tinder

Una de cada tres nuevas parejas se conocen en internet y la cifra no para de crecer.  “¿Y a quién le extraña?” se pregunta Laura, “Todo lo hacemos con el móvil: encargar una pizza, reservar un vuelo, buscar una casa. ¿Por qué no vamos a usarlo también para buscar una media naranja?”. Laura, que se mudó a Madrid hace dos años para trabajar como enfermera tiene perfiles en varias páginas de contactos y aunque sigue soltera dice haber conocido gente muy maja gracias a ellas. “Además me he echado unas risas”.

La televisión ha aprovechado el filón y  estrena programa tras programa de citas: Granjero busca esposa, Quien quiere casarse con mi hijo o Casados a primera vista son buenos ejemplos con una legión de seguidores en las redes sociales.  

Una tendencia que confirmó First Dates, presentado por Carlos Sobera. El programa de Cuatro en el que la gente acude a una primera cita con un desconocido y que cosecha grandes éxitos de audiencia. Alejandro guarda un buen recuerdo de su participación en el programa, incluso cuando su cita fue un auténtico desastre: “Hay quien dice que los productores del programa buscan solo frikis porque son los que dan audiencia” nos cuenta “pero es que eso es lo que pasa en cualquier página de contactos. En la vida real las citas son así o incluso aún más raras”

Tinder parece llevarse la palma en lo que se refiere a citas extrañas. Tanto que la mayoría de contactos acaba ya en las primeras líneas de conversación en el chat de la aplicación. Situaciones tan surrealistas que con frecuencia acaban compartidas en Twitter en forma de capturas.

Pero no todas las parejas que se conocen en internet lo hacen a través de páginas de contactos. En ocasiones la chispa surge en lugares mucho más inesperados. Como Alicia y Rafa, que se conocieron en uno de los nuevos grupos de compra y venta de Facebook. “Yo escribí: Busco seat segunda mano” cuenta Alicia. Rafa contestó y el resto es historia. Un año más tarde preparan su boda.

Producción de caviar sostenible

Puede que ‘lo sostenible’ esté de moda, pero es una moda más que necesaria y que confiamos se mantenga durante mucho tiempo, hasta que deje de ser una moda y se convierta en una costumbre.  La producción de alimentos en el siglo XXI está sufriendo grandes cambios para adaptarse a los retos de la actualidad.

Ser sostenible consiste en no comprometer el futuro, en establecer unos sistemas de producción que puedan mantenerse en el tiempo. Para entender mejor lo que significa esta palabra de moda, podemos explicar su contrario, ‘lo insostenible’.

Durante siglos, la pesca del esturión salvaje en entornos como el mar Caspio o el mar Negro fue una actividad rutinaria. El volumen de la pesca no comprometía el discurrir normal de las especies que habitaban estas zonas. Pero a partir del siglo XIX todo cambió. La explotación del esturión para obtener su preciado caviar creció sin ningún tipo de control. El objetivo era cubrir las crecientes demandas a nivel mundial de este producto y generar beneficios… a costa de esquilmar el entorno medioambiental.

En las últimas décadas del siglo XX, las autoridades pusieron freno a esta cultura del caviar ‘insostenible’ prohibiendo la pesca de esturión en estas zonas. Y  es así cómo muchos productores idean otras fórmulas para obtener caviar sin extinguir especies animales.

Actualmente, mucha gente compra caviar piscifactoría. El caviar procedente de esturión salvaje escasea, por razones obvias, y han surgido en diversos puntos del planeta entornos controlados en los que se desarrolla la cría del esturión en cautividad. En la costa Oeste de Estados Unidos, por ejemplo, se establecieron algunos métodos de éxito para la cría del esturión blanco, autóctono de la zona, consiguiendo en unos años dar con un caviar de excelente sabor, pero sostenible…

Por eso, un buen gourmet también compra caviar piscifactoría. Los métodos de producción de caviar en cautividad se han profesionalizado a tal nivel que en países como Rusia o Irán se consume, y con gusto, caviar sostenible.  El objetivo final es que este manjar pueda ser disfrutado a un precio razonable sin comprometer el futuro de una especie que, por cierto, lleva en el planeta desde mucho antes que nosotros…

Ojo a los timos en WhatsApp

WhatsApp ha revolucionado nuestras vidas. En poco tiempo ha sustituido no sólo a los SMS sino también al correo electrónico y a las llamadas: a día de hoy la mitad de los mensajes enviados mediante este servicio de mensajería electrónica son archivos de audio.

Usamos WhatsApp tanto en nuestra vida privada como con nuestros contactos de trabajo, compartiendo información vital. Por eso esta aplicación se ha convertido en una de las principales vías de entrada de los ciberdelincuentes en nuestros dispositivos móviles.  Se aprovechan de usuarios preocupados por avisos (falsos) de que se desactivará el servicio de sus teléfonos o de la impaciencia de quien quiere tener las últimas funciones antes que nadie.

 

EL TIMO DE LAS VIDEOLLAMADAS

Un clásico entre los engaños realizados a través de WhatsApp destinados a instalar en nuestros smartphones programas espías que puedan acceder a datos bancarios, claves y contraseñas: hace años que circulan mensajes en los que se nos ofrece activar los servicios gratuitos de videollamada que esconden troyanos u otros virus maliciosos.

Ahora que por fin es cierto que esta función de videollamada se va a incorporar a la aplicación, de nuevo miles de usuarios están cayendo en el viejo timo por su impaciencia en tenerla activa lo antes posible.  Empresas servicios mantenimiento informatica Barcelona han recibido en las últimas semanas un aluvión de smartphones infectados gracias a uno de estos mensajes en los que se nos invita a activar el servicio de videollamadas, tan bien diseñados que resulta muy difícil distinguirlos de una comunicación oficial de WhatsApp.  

¿Cómo distinguimos entonces si es o no un timo? Fácil: cuando la función esté disponible, WhatsApp la instalará de forma automática en una actualización, sin que nosotros tengamos que hacer nada.

 

EL TIMO DEL FIN DEL SERVICIO DE WHATSAPP EN TU MÓVIL

Cada año WhatsApp anuncia en las últimas semanas del año la lista de los dispositivos en los que ya no será posible usar este servicio de mensajería. Son teléfonos muy antiguos, con sistemas operativos desfasados que no serán compatibles con las nuevas actualizaciones de la aplicación.

Los ciberdelincuentes aprovechan esto para hacerte llegar mensajes que parecen oficiales en los que se te advierte que solo evitarás que WhatsApp deje de estar operativo en tu dispositivo clickando en un enlace y siguiendo una serie de pasos que con frecuencia incluyen reenviar el mensaje a tus contactos. Ni caso, es un timo. Si tienes uno de estos móviles tan antiguos no recibirás ningún aviso: WhatsApp simplemente dejará de funcionar.